Sin apoyo político, Larreta continúa evitando el traspaso del tranporte público

No consigue la solidaridad de sus aliados del PRO sino que el gobernador de Jujuy y presidente de la UCR, Gerardo Morales, insiste en que es muy injusto" que el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA) "reciba subsidios que no se reciben en el interior" del país, llamó a replantear "la cuestión federal" y admitió que hay "diferencias" sobre el tema en el seno de Juntos por el Cambio.

Mientras tanto, los funcionarios de Larreta trabajan para definir la postura que llevarán al encuentro del próximo jueves con autoridades nacionales. No tienen argumentos y menos respaldos para resistir. Un signo de esa preocupación es lo que dijo el jefe de Gabinete de la Ciudad, Felipe Miguel, quien consideró como una “buena señal” el hecho de que el presidente Alberto Fernández asegurara que se cumplirán los pasos “que exige la Constitución” para el eventual traspaso. En rigor está diciendo que aspiran a ganar todo el tiempo posible.

A lo que Larreta se resiste es a tener que hacerse cargo de pagar o no del subsidio, con el costo político correspondiente, a las líneas de colectivo que tienen su recorrido exclusivamente en CABA. Miguel indicó que la Nación destina al AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires) unos 230 mil millones de pesos en subsidios al transporte, y aclaró que de este total sólo 9 mil millones tienen que ver con la Ciudad.

Los argumentos políticos para resistirse corrieron por cuenta del ministro de Gobierno porteño, Jorge Macri, que recurrió a la remanida afirmación de que se está frente a “un nuevo avance contra el Gobierno porteño”, y afirmó que “hay una clara intencionalidad política de plantear una discriminación y una persecución contra la Ciudad, como ya sucedió con el recorte de la coparticipación”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.