Por primera vez una multinacional pone a prueba la jornada laboral de 4 días

La firma japonesa de soluciones informáticas Ricoh inició este mes en la Argentina una prueba piloto de semana laboral de cuatro días, convirtiéndose en el primer país de la región en poner en práctica los efectos de la jornada reducida.

Son cada vez más los estudios que señalan los beneficios de una semana laboral reducida. En línea con su compromiso con el «bienestar de sus colaboradores como factor principal para ayudar a crear una mejor sociedad», la multinacional Ricoh anunció un proyecto piloto para sus operaciones latinoamericanas que le sacará un día a la semana de trabajo. La prueba piloto se inició formalmente a principio de este mes.

En Europa y otras partes del mundo se viene discutiendo desde hace algún tiempo el régimen laboral de cuatro días y hay pruebas piloto en muchas empresas, con resultados dispares. Ese concepto llegó a Argentina de la mano de la firma japonesa y regirá para sus sucursales y dependencias de América Latina, donde el test se llevará a cabo, en principio, hasta agosto. El objetivo de la firma es promover el “bienestar de sus colaboradores como factor principal para ayudar a crear una mejor sociedad”.

La punta de lanza del régimen de 4 días la marcó Islandia cuando el Gobierno decidió realizar un ensayo a gran escala con regímenes de 35 horas semanales sin bajar los salarios. Los informes oficiales concluyeron que las personas son más felices, saludables y productivas que con grandes cargas horarias de trabajo.

El presidente y CEO de Ricoh Latinoamérica, Diego Imperio, analizó que “la transformación al interior de las empresas ya no es una opción para el crecimiento sustentable y el desarrollo de una mejor sociedad. En Ricoh Latinoamérica estamos comprometidos en acelerar estos procesos y habilitar acciones para que las personas de la empresa cuenten con las herramientas para convertirse en verdaderos agentes de cambio en sus familias y comunidades”.

Cómo funciona el esquema

La prueba piloto comenzó el 1º de julio y se extenderá por dos meses. Uno de los grandes objetivos de Ricoh apunta a mantener el nivel de atención al cliente. El día libre se rotará a la persona y según corresponda unos irán el lunes y otros el viernes. La firma evaluará y medirá indicadores relacionados con la productividad, el equilibrio, la salud y el impacto en la organización, entre otros, para evaluar la viabilidad de la permanencia del proyecto en Argentina.

La empresa reveló que en el caso de Argentina, incluso si el cambio a una semana laboral de cuatro días pareciera estar lejos de nuestro alcance, la mayoría de los empleados “están dispuestos a comprometerse más en el trabajo y aumentar su productividad a través de la formación y la tecnología”.

Para justificar el cambio, la compañía citó un estudio del gobierno islandés en el que, de 2015 a 2019, este país nórdico realizó ensayos a gran escala de una semana laboral reducida a un rango de 35 a 36 horas sin bajar los salarios. Este informe concluyó que, con esta disminución, las personas son más felices, saludables y productivas.

Para llevar a cabo esta prueba y garantizar la continuidad de los servicios a todos sus clientes, la compañía se viene preparando durante varios años, desarrollando canales de asistencia como su plataforma de comercio electrónico, un equipo de ventas interno especializado, Ricoh Solutions Hub y su cobertura de huella en la Región a través de sus filiales y canales indirectos.

Este cambio no es una aplicación permanente, sino la etapa práctica de un estudio de mercado que la compañía ya llevó a Europa y África. La dirección de la empresa evaluará y medirá indicadores relacionados con la productividad, el equilibrio, la salud y el impacto en la organización, entre otros, para evaluar la viabilidad de la permanencia del proyecto en Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.