Macri – Fernández, duelo de modelos que define el futuro de las intendencias

Llegó la hora. Finalmente se resuelve quién conducirá los próximos cuatro años de la Argentina y atado a eso, o no, el destino de los distritos.

La puja presidencial se define este domingo 27 de octubre, con el antecedente fresco del resultado de las PASO, esa encuesta real y aún cercana, que condicionó los últimos 75 días de campaña en cada rincón de la Argentina.
El fracaso de las políticas económicas aplicadas por el gobierno nacional y acompañadas por el de la Provincia de Buenos Aires marcaron la senda por la cual transitaron en este tiempo las expectativas de los oficialismos y las oposiciones en cada Distrito.
Los jefes comunales macristas quedaron atados a ese fracaso que se hizo mucho más palpable en el último año y medio. Les será realmente difícil sostenerse en sus cargos y solo algunos mantienen ambiciones reales en el conurbano, tratando de despegarse de los referentes nacionales y provinciales, y haciendo eje en la gestión local además de incentivar sin vergüenza el corte de boleta.
En esos territorios, los candidatos del Frente de Todos buscan dar el golpe y en muchos casos, recuperar bastiones que el peronismo perdió en 2015.
En cambio, el favoritismo es claro en cada ciudad gobernada a lo largo de estos cuatro años por el justicialismo. Allí, los que hoy son candidatos a reelegir se convirtieron para muchos bonaerenses afectados por la crisis social y económica, en la única ventanilla del Estado que decía «presente» para atender la ausencia de políticas públicas y poniendo la cara para paliar las peores crisis de este período neoliberal.
Macri se aferra al sueño de una remontada que parece mas utópica que épica, rodeado durante su gira final por los mas fundamentalistas de Juntos por el Cambio y recibiendo la mirada de reojo de los viejos socios, que ya se piensan opositores para el próximo período y desde su lugar aspiran a reemplazar al primer mandatario en la conducción de ese posible espacio opositor.
Enfrente, los Fernández se han dedicado a no perder votos. Saben que mantener el caudal de agosto los catapultará a la Casa Rosada. Con una campaña mas conservadora en los últimos días, cuentan con un amplio frente federal de apoyo de muchos gobernadores y el respaldo de los intendentes mas poderosos del conurbano, esos que buscan darle el músculo de sus votos al Frente de Todos, para retener distritos, recuperar algunas ciudades y dar la pelea mas pareja en el interior provincial, donde fueron duramente derrotados en 2015 y 2017.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.